jueves, 23 de octubre de 2014

De resaca.

Jueves 23 de Octubre.

Hola maj@s.

Si a Dinio, la noche le confunde, a mi me destroza, con lo que he sido yo para estas cosas, siempre cerrando bares, y el último en ir a casa. Pues ahora, me quedo un poco más tarde de lo habitual, y al día siguiente soy un cadáver andante.


Anoche se nos hizo tarde, para cuando cerré los ojos, eran las 23.30h. Y eso es demasiado tarde para mí. Pero es que se estaba tan a gusto con la gente de los autogiros, que decidí quedarme con ellos, y al día siguiente que fuese lo que dios quisiera. No siempre se tiene la oportunidad de estar con gente que habla tu mismo idioma, y no me refiero exclusivamente al castellano, sino al lenguaje de los planes, los sueños y las ideas, en una palabra, de AVENTURA, si, con mayúsculas, hacer lo que están haciendo, requiere un esfuerzo si no tan físico, si de logística, organización e infraestructura que no tiene que ser nada fácil. Además, no gozan de información de alguien que haya hecho algo parecido anteriormente, y les pueda facilitar las cosas.
Esta mañana salíamos del motel, todos a la vez, me han sacado unas fotos, y nos hemos despedido, al adelantarme en la carretera me han dado ánimos y me han grabado en video. Buena suerte chicos.

Antes de la etapa, he charlado con Rikar, se agradece un montón esto de tener wifi, oír a tu gente te da  fuerzas para seguir, también con Miguel, me va a gestionar, si es posible, mandar un paquete con ropa que traje de invierno y ya no me hace falta, a Sídney, y recogerla allí, cuando finalice el viaje, quitarme unos diez kilitos de encima, me vendría de perlas, y  Flavia se que se alegraría sobremanera.


He hecho 103km. pero me ha costado lo mío, no he descansado mucho esta noche, y en cuanto he hecho los diez primeros kilómetros, he empezado a pedalear de pie, mala señal, faltan fuerzas, por lo tanto era día para ir despacio, sin darse sofocones, y dejar que pasen las horas y los kilómetros. Ya sabéis que despacio, se llega lejos. En etapas como las de hoy de ciento y pocos  kilómetros, “voy a dos paradas”, como los Ferrari, hoy he parado en boxes unas diecisiete veces, no había manera de estar una hora seguida sin bajarme de la bici, cualquier excusa era buena para echar pie a tierra.


Ha habido una emergencia, y he tenido que solucionarlo de la manera más rápida posible, problema de espacio no tenia, al que adivine el contratiempo, le invito a un café a la vuelta, os doy una pista, que algunos sois muy torpes.


Como una de estas, pase por encima del "recuerdo imborrable" que les he dejado, dentro de un par de días, cuando ya este consolidado, vuelca seguro, a ver como lo explica el tractorísta, a la compañía de seguros.

El día nublado al amanecer y en dos horitas despejado, buena temperatura y algo de viento, pero de costadillo, no molestaba en exceso. El paisaje mas de lo mismo, llanuras con inmensos campos de cereal.


Carretera y tráfico como estos días pasados, buen asfalto y pocos vehículos. Ayer al tener wifi, aproveche a descargarme los últimos podcast de Toma Uno, programa de Country Music de Manolo Fernandez, y que se emite los findes en RNE R3. Me ha venido bien oír cosas nuevas, además ya sabéis, que entre la música country y los viajes por carretera, hay un maridaje perfecto.


Y hablando de músicas, mirad la foto, creí que estas maquinas habían pasado a la historia, pero aquí todavía se usan, y por cierto, aunque no tengo documento gráfico, he visto cintas de casette, tiradas en las cunetas, pensé que eran cosas de la prehistoria, pero no, además de la media docena de cintas del Fary, que guardan como si fuese la Sabana Santa, el gremio de taxistas madrileños, por aquí todavía queda alguna que otra.

En cuanto a pueblos, solo uno a once kilómetros de la salida, no he parado, era demasiado pronto para avituallar, luego hasta el final de etapa en Kimba, nada de nada, así que ha tocado tirar de galletas, barritas y agua calentorra.


Al llegar a la “ciudad”, por llamarla de alguna manera, atracón en una gasolinera y al motelillo, ducha y siesta, que me hace falta, tengo que recuperarme de haber trasnochado anoche, y solo conozco una manera de hacerlo, cama y mas cama.

Me restan 155km. hasta Port Augusta, pero hay un problema, y es que si lo hago en dos jornadas, llego el sábado al mediodía, por lo tanto tendría que esperar al lunes para llevar a Flavia al taller. Seria descansar sábado medio día, domingo y lunes, y me parece demasiado, creo que intentaré llegar mañana, se que se me hará largo y llegaré casi de noche, pero será lo mejor, de este modo iría al taller el sábado a la mañana, descansaría todo el día en la ciudad y el domingo reanudaría el viaje.


Está bien pensado, pero……, lo  de siempre, los planes casi nunca se cumplen, rezad porque soplen vientos a favor, el perfil, si no me equivoco, debería ser bueno para mí, estoy en estos momentos a 350 metros sobre el nivel del mar, y Port Augusta está en la costa, luego sería todo descender.Mañana se verá.

Bueno majetes, daros por besados y acordaros esta noche de rezad por que el viento no me castigue mañana, sé que si lo hacéis con fervor, Eolo se apiadará de mi.

Y recordad que el Kongrio, siempre piensa en tod@s y cada un@ de vosotr@s,(a veces bien, y otras no tanto).

Ciao.


miércoles, 22 de octubre de 2014

One more day.

Miércoles 22 de Octubre.

Hola gente.

Parece que esto ya se esta normalizando, y el viaje en bici, vuelve a ser parecido al realizado por otros países y diferentes continentes.


Aunque cada sitio tiene sus peculiaridades, y este no iba a ser menos. Anoche preparando la etapa de hoy, vi en el mapa, que tenia cuatro o cinco localidades donde parar a tomar un café, avituallarme, o comer. Pues no, esos nombres que aparecen, solo son enormes silos, donde almacenan el grano de cereal y una estación de tren de mercancías para cargarlo. Eso es todo, no hay ni gasolinera, ni nada donde tomar algo o comprar alimentos o bebida.


Pero como soy un tío con suerte, me he encontrado con este autobús en el arcén, lleno de jubiletas, hacen el mismo recorrido que yo, de Perth a Sidney, pero en autobús y en dos semanas, han sacado unos caballetes y han montado unas mesas alargadas, me han invitado a café y pastas, se han dirigido a mi, todos a la vez, se han sacado casi tod@s fotos conmigo, y cuando me han adelantado en la carretera, tras recoger todo, han saludado desde las ventanillas, como si fuésemos amigos de toda la vida. Gente maja. Que lo paséis bien.

Así que no me ha quedado mas remedio que hacer 90km. hasta llegar al primer lugar donde he podido comer un bokata y una coca-cola y avituallar. He seguido 28km. mas, he llegado a Wudinna, y he dado por finalizada la etapa de hoy.


No estamos para mas, ni Flavia ni yo. Los últimos kilómetros, me ha costado hacerlos, y es que como dice la amama(abuela) de mis hijos, no tengo el "fafarique" para florituras.
Cuando estas cansado, la media baja muchísimo, cualquier repecho, o rebufo de un camión en dirección contraria, o simplemente una racha de viento, te deja pegado al asfalto, coger de nuevo velocidad, supone un esfuerzo extra, y ya no estamos para casi nada.

Amanecía con niebla, pero ha despejado para las nueve de la mañana, mas tarde ha quedado un día estupendo para viajar, buena temperatura, perfiles suaves, aunque picando hacia arriba, y algo de viento en contra, pero después del desierto, a mi ya, casi todo me parece brisa.


Ya se empiezan a ver coches normales, no hay tanto todoterreno, ni super camiones, aunque alguno queda, me he cruzado con dos de estos, venia la policía escoltandolos, y cuando han llegado a mi altura, han parado y desde la ventanilla, me han ordenado que saliese a la cuneta, les he contestado que es la última vez que lo hago, vengo desde Perth, con casi 3.000km. en las patas, y siempre me he tenido que apartar yo, no es justo, la próxima vez, los que se apartaran serán ellos. Los "polis", han estado de acuerdo. Esta claro, que hablando se entiende la gente. ;-)


Quedan dos o tres etapas hasta Port Augusta, allí, según me cuentan, cambiará radicalmente todo, dicen que aquello es como Europa, esperemos que si, ya tengo ganas de ver ciudades cada pocos kilómetros y gente por todos los lados. Llegaré a la costa de nuevo, y creo que ya no la abandonaré, hasta Sidney, pero esto es hacer muchos planes, y como os he adelantado otras veces, estos casi nunca se cumplen. Pero......., la ilusión es lo último que se pierde.



Y no se porque, pero en los pasos a nivel, no hay barreras para cortar el tráfico, tan avanzados para algunas cosas, y como me adelantó Eduardo en Eucla, tan simples para otras.

He llegado al motel, y por fin, hay wifi, ¡¡que bien!!, poder escribir la crónica diaria, hablar con amigos por viber, whashap, actualizar el correo, etc etc etc, todo un lujo.
Cuando estaba introduciendo la clave en el Iphone, me ha preguntado un señor, si había wifi, le he contestado que si, pero que yo no hablaba ingles, solo castellano., y resulta que el es español. Me ha contado que son tres mas y están recorriendo Australia en autogiro. ¿Quien dijo que yo estaba chalado?.


A todo hay quien gane. He quedado con ellos para cenar, pero no he podido esperar, ya sabéis como soy para los asuntos de "la tolva", además ellos tenían que aprovisionarse de gasoil para mañana, y se han retrasado un poco.
Pero hemos disfrutado de una sobremesa fantástica, hemos charlado un poco de todo, de lo humano y de lo divino, y hasta de encontronazos con la policía local, casi los enchironan por beber en la calle. Gente muy agradable.Os dejo aquí su blog, http://fjdiago.blogspot.com.au/
Como todo buen viajero, Javi se encarga de actualizarlo casi a diario, y yo se bien lo que cuesta hacerlo por estas latitudes. Buen viaje chicos, que disfrutéis a tope.

Venga majos, ha sido otro día de esos que ocurren cosas, que uno nunca podría imaginar. Pura aventura y placer. ¿Hacen falta muchas mas cosas para ser feliz?. Pienso que no.

Ciao.



Alejandonos del Outback

Martes 21 de Octubre.

Aúpa ahí.

Al final y tras haber dormido fenomenal, he decidido hacer etapa, la mañana fresquita y soleada invitaban a ello.

Se dice que tras la tempestad siempre llega la calma, y eso es exactamente, lo que ha sucedido hoy. Poco viento, menos calor que otros días precedentes, buena carretera, nada de tráfico, todo a favor. Únicamente el cansancio acumulado, pero si hiciese caso a estas señales, no llegaría nunca.


He hecho 95km. y a pesar de no haber madrugado, para la una del mediodía estaba en el pueblo donde había planeado finalizar la jornada de hoy.
Flavia, no se ha quejado lo mas mínimo, sigue renqueante pero de momento aguanta.


El recorrido aunque no sea desierto, casi lo parece, solo campos inmensos de cereal y un par de granjas enormes, y con una maquinaria de asustar por el tamaño. Los tractores que emplean los aldeanos de por allí, seguramente aquí los usarían los niños como clicks de Famobil.


Hoy también he hecho nuevas amistades, me han acompañado durante todo el recorrido, no me dejan ni para almorzar, hay confianza, y ya se sabe, donde hay confianza……, da asco. Yo moriré envenenado, de hambre no.


Como ha sido tan monótono, me he divertido circulando por encima de la raya blanca del arcén, intentando durar el tiempo máximo posible sobre ella. Soy un torpe, no he pasado de los diez segundos, ni una sola vez. Enseguida lo he dejado, y he puesto música, ahí sí que he aguantado más.

No sé porque, pero estas granjas de cereal y ovejas, me han recordado a Drogueda y al padre Ralph de Licasar, y su tórrida historia de amor y ambición, hace años disfruté con El pájaro espino, tanto con el libro, como con la mini serie de televisión, habrá que sacar tiempo y volver a releerlo.



En los carteles de la carretera, publicitan que Wirrulla tiene un secreto, yo ingenuo de mí, en la tienda de comestibles, he preguntado por él, se han desternillado de risa las dos dependientas, me han contestado, que si me lo decían, dejaba de ser un secreto, o eso me ha parecido entender. ¿No les  dará vergüenza reírse de un pobre hombre como yo?.

Las primeras semanas de viaje, siempre estaba pensando, en cuando llegaría el Outback, tenía ganas de saber que era, y como iba a afrontarlo, ahora es al revés, en mi cabeza solo hay una idea, alejarme lo más pronto posible de aquí, y volver a ver una “ciudad decente”, con gente, escaparates, comercios, etc., etc., etc, y sin viento.


Resumiendo, ha sido coser y cantar, a las dos estaba duchado y comiendo, mas tarde siesta paseíto y visita a la tienda de comestibles de Wirrrulla, y mientras esperaba para la cena, he pasado la tarde con Volodia, Carla, Daisy, Lloyd, Maud, Eth, etc. etc., los tenía un poco abandonados, el desierto me dejaba sin ganas de leer, ni tiempo que dedicarles.


Bueno, el día a pesar de haber sido pelín soso, ha resultado cómodo, y pienso que tal como estamos los dos, es lo que más nos conviene.


Cuidaros.

lunes, 20 de octubre de 2014

El temido "Outback"


Del Martes 14 al Lunes 20 de Octubre.

Hola de nuevo a tod@s.

Os decía hace dos entradas al blog, que después de las dos primeras semanas de viaje, creía estar preparado tanto física como sicológicamente para afrontar el recorrido por el desierto. ¡¡Y una mierda!!, soy un "tontolaba".


Han sido nueve días de pasarlo francamente mal, nunca en mis casi 20.000km. de viajes en bicicleta, había pasado por lo mismo. Ha sido pura agonía. Ni por lo mas remoto, me hubiese imaginado algo parecido.
Os dejo este video, para que veáis la fuerza del viento en contra, así todo el santo día.


Si los dos primeros días los pasaba dignamente, luego ha sido arrastrarme en  la carretera, puedo decir con toda franqueza, que han sido unas etapas, de sangre, sudor y lágrimas. Literalmente.
Sangre poca, una caída tonta y solo unas rozaduras, sudor un mar, y lágrimas un par de veces por impotencia. Iba tan despacio que el viento me tiraba de la bici. Según transcurría la jornada, yo cada hora mas cansado y el dichoso viento cada vez mas fuerte.


He llegado a las "Fuel Station", cansado, Flavia averiada, de noche y enfadado conmigo mismo, pero el pensar en una ducha, cena caliente y un colchón sobre el que descansar, me daban las fuerzas justitas para continuar.
He pinchado varias veces, he roto un radio, y para cambiarlo, he soltado el piñón, y creo que ha entrado polvo con el viento, y algo de ruido me hace el rodamiento de la rueda trasera, pero hasta dentro de 500km. aproximadamente, en Port Augusta, no tengo una tienda de bicis, donde poner a punto a Fllavia. Esperemos que aguante.


Aunque parezca un paso de cebra, es la señal de comienzo de pista, utilizan la carretera para aterrizajes de emergencia.


Pero ya ha pasado lo peor(o eso creo). Estoy en Ceduna, la ciudad que limita el desierto por el este, y que dista de Norseman, que limita por el oeste, en 1.200km. Entre ellas, nueve gasolineras, nada mas. Con algún motel, budgets(pequeñas cabinas sin baño, donde solo hay un camastro y poquito mas),y caravan park, que son aparcamientos para caravanas, donde puedes plantar tu tienda de campaña, pero que no hay quien clave una piqueta, y con los vientos que por aquí hay, seguro que a la noche, vuelas con todos tus enseres. Bebida y comida no faltaban.


En estos "cuchitriles", ya te avisan que tengas cuidado, por lo tanto al menor ruido, los nervios de punta, no creaís que se descansa bien, pero son baratos.


Te avisan también de los cambios horarios, lo cierto es que para mi no tenían importancia, me regía por el sol y el cansancio, la hora era lo de menos.


El tiempo ha sido el esperado, calor, sol y viento en contra, solo dos jornadas ha soplado algo a mi favor, y no os podéis creer como se agradece. Aquí os muestro las "secuelas" que me ha dejado el clima del outback.


El paisaje es fácil de imaginar, desierto con una vegetación, que no levanta dos palmos del suelo, nada que pueda protegerte del viento reinante.


La boca seca, a pesar de beber constantemente, te vas esforzando tanto, luchando contra el aire, que la mantienes abierta y se queda como el esparto, llega incluso a dolerte la garganta de la sequedad.


Muchísimos canguros "despanzurrados" en la carretera, algún camello, lagartos y poco mas, ¡ah! si, perdón, moscas, miríadas de moscas. Cuanto mas despacio vayas, mejor para ellas, te abrasan a picotazos, ni spray anti insectos ni nada de nada es eficaz contra ellas, cuando vas en bicicleta, el sudor acaba haciendo desaparecer la sustancia que las ahuyenta en poco tiempo, y allí están ellas, para recordarte, que ese es su territorio.


Pasos canadienses, para que por debajo, la fauna atraviese la carretera, pero pace ser que todavia no han aprendido bien el camino, lo hacen por encima, y los Road Train, los dejan pegaditos al asfalto, o los destrozan dejandolos como guiñapos en las cunetas. Mas tarde el sol, las alimañas y el viento hacen el resto.


En una ventana, mientras desayunaba, dejé el Spot(conexión sátelite), para que marcase la posición de inicio de etapa, comencé a pedalear y se me olvido recogerlo, cuando me di cuenta, llevaría unos 20km. en otra ocasión hubiese vuelto a por él, vale unos 150 euros, aquí no, llamaré al acabar el día a la gasolinera y si me lo pueden enviar bien, y sino,¡¡que le den!!.


Empezaba prontísimo a pedalear a las mañanas, con las primeras luces del día, a la carretera, de este modo evitaba algo las altas temperaturas y el trafico pesado de estos enormes camiones. Por aquí también hay algún "motero", pero no habré visto mas de una docena de ellos.



Pero no me quiero poner "plasta", y aburriros con batallitas, ni por supuesto quitar las ganas a nadie, que quiera realizar algo parecido, creo que hacerlo una vez, esta bien, ¡¡dos ni loco!!.


Pero el "espiritu del desierto", como reza en el cartél, alberga de todo.
También han sucedido cosas bonitas, aunque éstas, todas están relacionas con personas. Como casi siempre, he conocido gente maravillosa, como Eduardo, un economista argentino y (Backpacker) que trabaja junto a su novia en una "Fuel Statión", me enseñó los alrededores, y hablamos muchísimo.


Lleva un año trabajando en Australia en diferentes oficios, todos cutres, y ya ha conseguido ahorrar 30.000 dolares para seguir viajando una par de años mas. No es difícil encontrar curro, aunque son todos jodidillos, pagan a 30 dolares la hora (23 euros), mas la cama y comida, si quieres ahorrar, es el lugar ideal.
Gracias por todo Eduardo.


También a Sean, un ingles de Manchester afincado en Perth, que viajando en furgoneta a Brisbane, paró para darme comida y bebida, todo un señor. Gracias para ti también.
Dos chicas, Tina y Gemma, viajaban en coche, me adelantarón y además de hacer sonar el claxon repetidas veces, me saludaron efusivamente. 


Dos kilómetros mas adelante, veo que alguien viene en dirección contraria en bici y sin alforjas, era Gemma, me acompaño un trozo, mas tarde me invitaron a manzanas y agua fresca. Cuando me dijeron sus nombres, yo les dije que no, que ellas eran Thelma and Louise, se miraron unos segundos, se abrazaron y se rieron mucho. He quedado en Adelaide con ellas, su ciudad de residencia. Thankyou guapisimas.


Y por supuesto, he conocido a otros cuatro "chalados" como yo, Paula, una italiana de Torino, que viaja en bici de carretera, con apoyo de autocaravana, fisio, mecánico y chofer, con la intención de ser la mujer mas rápida en completar la vuelta al mundo.
Hemos quedado en compartir algún viaje juntos, cuando ella finalice el suyo.


Y a Jhon, otro cicloviajero con mas de 70 años, este si que tiene merito, es neozelandes, y quiere cruzar el Outback, va despacio pero seguro. Lo conseguirá.


Y a dos alemanes, Stephan y no recuerdo el nombre del otro, viajaban separados de unos 200 metros. uno del otro, y me aseguraron que no lo hacían juntos, no me lo puedo creer, supongo que estaban enfadados. Estuvimos un rato los tres en la cuneta, y no se dirigieron la palabra. Cosas de viajar en compañía. Yo solo me enfado con el hijo mayor de mi padre. ;-)


Y los hay peores que yo, un japones viaja tirando de un carrito, y lo hace andando, quise hacerme una foto con él, pero tenia cara de pocos amigos, lo dejaremos para otra ocasión.


Va colgando el calzado que desgasta de cualquier sitio, cuenta que es su legado para el mundo, ¡¡como una chota vamos!!.


Hay quien ya esta pensando en las navidades, aunque con estas temperaturas, a mi me resulta complicado, pero algunos ya decoran los arboles.


Y si esto ha sido lo bueno, ahora viene lo mejor, ¡¡he llegado a Ceduna!!, el Outback, quedó atrás, tiempo para recuperar y disfrutar de buenos restaurantes. estoy hecho uno zorros, Flavia parecida, pero ella todavía tendrá que aguantar una semana mas.


He salido a dar un paseo con la bici pero sin alforjas, tengo que cuidarla mucho, y la ciudad aunque pequeña, es bonita y tranquila, unos 1000 habitantes mas o menos, hay de todo, hasta tienda de bicis, pero sin mecánico. Una pena.


Al final de la etapa de ayer, hice que llamaran a la gasolinera anterior, para ver si habían encontrado el Spot, y así fue, quedaron en enviarlo con alguien a la comisaría de Ceduna. He pasado a buscarlo y allí estaba, pero........, he ido con la bici y vestido de calle, sin casco y con visera, al entrar me han echado una multa de 150 dolares por no llevarlo, pero al ser la primera vez, solo queda en un aviso. Bufff. 


Bueno gente, esto es todo, en general estoy satisfecho, que no orgulloso de lo realizado, no se que hacer mañana, si descansar alguna jornada o seguir viaje, esto es pequeño y quiero llegar a una ciudad grande para darle a Flavia los cuidados que se merece. Mañana a la mañana lo pensaré.


Se me quedan cosas en el tintero, siete etapas dan para contar muchas cosas, pero no quiero ser pesado, supongo que en días venideros, os incluiré chascarrillos que me han sucedido durante estos últimos1200km.
No se como estará la situación en adelante, para poder conseguir conexiones wifi de internet, pero para ser un país tan avanzado, deja mucho que desear en este aspecto, gratis hay muy poco, las bibliotecas municipales y poquito mas, y cuando hay que pagar es caro, mas o menos unos cinco dolares(3,5 euros) la hora. Tendré que racionar el tiempo de conexión si no me quiero dejar una fortuna.

Bye Bye.